No Hay Dualidad En El Amor

kfg

“Mi corazon Y mi carne cantan con gozo al Dios vivo” (Salmo 84:2)

¿Han escuchado alguna vez de la dualidad o dualismo? Es un término filosófico para las discusiones sesudos de cómo el cuerpo y la mente (alma) encuentran o no encuentran la unidad. Pero para mi simplemente me alluda para saber que no es posible vivir aquí en este mundo sin un cuerpo y un alma. Frecuentemente nos encontramos escudriñando nuestro cuerpo o nuestra alma debido a las imperfecciones que encontramos en ellos. Esto sucede especialmente con aquellos que intencionalmente buscan la santidad. Pero al cooperar con la obra de Dios de la purificación en nuestra vida a veces solo terminamos metiéndonos en el camino de Dios mientras hace sus obras dentro de nosotros.

Me pregunto, a veces, donde se encuentra la belleza de la pureza. Solía centrar mi atención sobre el funcionamiento interior del corazón; sentimientos, emociones, espiritualidad. Pero a veces terminaba decepcionada por toda la impureza que encontraba en esas áreas. Aunque es un enfoque bueno y necesario, apenas tomaba cuenta del otro lado de esa moneda; el cuerpo. Pureza del corazón es necesario entender pero la pureza del cuerpo es igual de importante.

Es por el amor de Jesús que nos esforzamos arduamente para preparar a un corazón agradable; por amor queremos ofrecer lo mejor de lo mejor, el más alto potencial de la belleza en nosotros. Igual, la castidad del cuerpo tiene un propósito, no solo es una paranoia religiosa de castigo divino o cualquier otra cosa. Nuestro cuerpo es Templo del Espíritu Santo, es una vasija de amor para el Padre Eterno. Nuestro amor, en imitación del amor de Jesús, debe ser puro. Tanto como es un regalo de Dios es también un regalo a nuestro futuro cónyuge. Es necesario comprender por qué hacemos lo que hacemos, de lo contrario se convierte en una costumbre onerosa y vacía que nos puede hacer miserables. Por ejemplo, suprimir los deseos de la carne porque son malos en sí mismos no es correcto, nosotros los atentamos preservar porque son un regalo de amor para ser actualizado después de la bendición sacramental del matrimonio. O para las mujeres y los hombres religiosos es un don que ofrecen a Dios, en su consagración de los votos, como un signo de ese amor perfecto entre Cristo y su iglesia. En una manera también lo hacen por amor a los demás.

Recuerde, trabajamos duro para preparar nuestro corazón para Jesús. Pero, ¿cuánto esfuerzo generalmente ponemos a preparar nuestro cuerpo para él? Como celosos somos para agradar a Dios con mayor potencial por la belleza en nuestro cuerpo?

¡NOS ESTAMOS ESFORZANDO POR LA SANTIDAD! La santidad es la perfección, a través de la santificación, de nuestra existencia en Cristo. Si estamos en orden y unidos a Cristo, la totalidad de lo que somos puede ser puro y Santo. Somos un regalo para Dios, pero también para los demás. El amor es nuestra medida de la santidad y si recordamos, no se puede amar a una persona simplemente por la convicción de la mente o el corazón, ese amor se tiene que actualizar en action. Por esta razón no puede ver dualidad en el amor, no es cuerpo sin alma o alma sin cuerpo; es cuerpo y alma.

“[yo] amo a Dios sobre todas las cosas por su propio bien y [mi] vecino como [yo mismo] por el amor de Dios. ” (CCC 1822) – esto es amor perfecto.

La oración es la clave del perfecto amor. La oración es lo que fortalece las facultades del alma y las capacidades del cuerpo y las hace puro. ¡Todo comienza aquí! Todo comienza con nuestra relación con Jesús.

“oren sin cesar” 1 Tesalonicenses 5:17

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s