Misión Antes De Vocación

En el cumplimiento de sus deberes, que sus intenciones sean tan puras que rechacen de sus acciones cualquier otro motivo que la gloria de Dios y la salvación de las almas.

San Juan Pablo II

Muy a menudo Buscamos entender lo que “la voluntad de Dios es para nosotros”, nos preguntamos “¿Cuál es mi vocación?”. Deseamos ardientemente descubrir la respuesta a esta pregunta y gastarnos en ello. Con celo nos apresuramos y en la oración le preguntamos; No es ningún secreto para los más cercanos a nosotros, aquellos en quienes confiamos. Estamos en un viaje para encontrar ese estado permanente en la vida que nos traerá la plenitud. Y agrada a nuestro Señor encontrar este tipo de celo en nuestros corazones, él de ninguna manera desea que busquemos algo menos. Pero, ¿hemos entrado alguna vez en la quietud del corazón donde Jesús mora y le preguntamos desinteresadamente: “¿Qué es lo que deseas de mí?”

En medio de los estudios, en el corazón de todas las relaciones, en el centro de nuestra espiritualidad, al inicio de cada día, yace una misión que nos ha dado Jesús. Esta misión no requiere discernimiento tangible para encontrar, es y siempre ha estado dentro de la profundidad de nuestro ser y se fortalece con la oración. Esta misión no es más que la gloria de Dios y la salvación de las almas. Una misión más agradable a Dios. Es lo que nos traerá mayor satisfacción.

El momento presente vivido en la presencia de Dios da nacimiento a la pureza de la intención. Esta pureza se caracteriza por tener un resultado deseado único e indiviso para cada acción, palabra y escritura. Es decir, glorificar a Dios y acercar a los demás a su Sagrado Corazón. La vocación vendrá garantizada. Una vez que lo hace, no debemos sorprendernos al descubrir que nuestra misión sigue siendo la misma, sólo toma una expresión diferente. Le complace ver la matriz en la que nos pasamos por su gloria. Nuestro pequeño sacrificio se convierte en Lily pura y nuestra caridad invisible una hermosa rosa. La fragancia de este tipo de vida que se da totalmente al servicio de Dios y el alma del otro se vuelve embriagante, “un alma que es afuego con amor divino no puede permanecer inactiva” (Santa Teresa).

Nos atraemos a lo que es hermoso y bueno. Naturalmente, un alma unida a Jesús se vuelve hermosamente adornada con su bondad y de esta manera somos capaces de atraer a otros hacia él. ¡ De esta manera las almas pueden ser ganadas por Dios! Es fácil de entender pero difícil de vivir. Pero si preservamos el mismo celo retratado en nuestra búsqueda de la voluntad vocacional de Dios y la aplicamos a nuestra misión, todo lo demás tomará su lugar. Incluyendo nuestra vocación.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s